La Uruguaya

Teoría de la conspiración

Eran las seis y diecinueve minutos de la mañana cuando comencé a tener conciencia del nuevo día. Esta vez no me volví hacia la mesa de noche ni activé la tableta para leer las noticias…